El ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender siempre ha sido una excelente manera de ejecutar iniciativas de innovación exitosamente.

Pero, ¿cómo hace exactamente esto? ¿Cuáles son los beneficios de usarlo?

En este artículo, hablemos sobre el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender y su mayor importancia en la innovación. Empecemos.

¿Qué es el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender?

Así es como definimos el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender:

Su objetivo es transformar las incógnitas, las ideas preconcebidas y las incertidumbres en conocimiento y hechos sólidos que, en última instancia, podrían impulsar a las empresas y organizaciones hacia adelante.

A través de esta estrategia, los aspectos desconocidos importantes pueden convertirse en información que la organización puede utilizar en el desarrollo de sus productos y actividades comerciales generales. Toda esta técnica también puede denominarse experimento.

Qué es el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender y qué hace por la innovación<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">13</span> lectura mínima</span>

El ciclo construir-medir-aprender es una metodología para establecer y mejorar continuamente de manera rápida y rentable el éxito de nuevos productos, servicios y ideas.

En esencia, el concepto implica un ciclo de desarrollo y prueba de ideas mediante el desarrollo de algo pequeño para que lo experimenten los consumidores potenciales, con el objetivo de evaluar sus respuestas y comentarios.

También sirve como una herramienta de aprendizaje para que los equipos entiendan los posibles resultados de una idea. El objetivo es mejorar constantemente un producto, servicio o idea para que pueda proporcionar exactamente lo que el Público objetivo demandas.

¿Qué tiene que ver el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender con la innovación?

El ciclo construir-medir-aprender es una herramienta iterativa que toca muchos aspectos del proceso de innovación.

1. Ideación

La primera parte del ciclo implica definiendo la idea que desea probar y la información que necesita aprender.

También necesita desarrollar una hipótesis de lo que cree que sucederá en la fase de experimentación.

También podría enfocarse en cualquier cosa, desde características de productos e ideas de servicio al cliente hasta encontrar las mejores estrategias de precios y canales de distribución.

2. Experimentación

El ciclo también implica probar las ideas, suposiciones e hipótesis que hizo en la primera fase.

Puede usar este tiempo para probar o refutar cualquier teoría que tenga o probar diferentes situaciones que potencialmente pueden mejorar su concepto inicial.

Al realizar experimentos, sería mejor que los equipos de innovación comenzaran de a poco. Haga que su experimento sea lo suficientemente pequeño para que las pruebas sean más fáciles y económicas. Esto ahorrará gastos mientras acelera el proceso de desarrollo del producto.

3. Selección de indicadores clave de desempeño

Mientras organiza el experimento, debe comprender cómo se medirá el éxito para incluir todas las piezas requeridas en el constructo.

Las organizaciones deben descubrir medidas apropiadas para evaluar ciertos elementos de la innovación.

Elegir las métricas correctas se reduce a determinar lo que desea lograr y revisar cuidadosamente sus actividades para asegurarse de que respalden sus objetivos.

Estas medidas se conocen como Indicadores clave de rendimiento o KPI.

4. Hacer MVPs o productos mínimos viables

El ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender no solo determina el problema que necesita soluciones.

También incluye la creación de un producto mínimo viable (MVP) para comenzar la experiencia de aprendizaje tan pronto como sea necesario.

Una vez que se construye el MVP, una startup puede enfocarse en mejorar el producto. Esto implicará la medición y el aprendizaje, así como métricas procesables que pueden ilustrar la preocupación de causa y efecto.

¿Por qué es importante el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender?

El ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender es importante por cinco razones:

1. Establecer confianza en las ideas de negocios

Debido a cómo funciona el ciclo, este ciclo proporciona una forma de determinar qué funciona y qué no.

Sirve como un enfoque sistemático que observa métodos ordenados para llevar a cabo iniciativas de desarrollo de productos, lo que lleva a los equipos de innovación a decidir si continuar con el concepto inicial o descartarlo por completo.

Como resultado, los empresarios ganan un cierto nivel de confianza en sus ideas de negocio a medida que pasan las pruebas iniciales que examinan su viabilidad y factibilidad.

2. Uso efectivo de los recursos

Dado que construir-medir-aprender es un ciclo que se centra en la importancia de la retroalimentación, este concepto permite a las empresas utilizar y distribuir sus recursos de manera más efectiva y eficiente.

Esta función es tan vital sabiendo que los recursos son limitados y valiosos para cada organización.

El tiempo, el dinero y el esfuerzo pueden reducirse significativamente, ya que pueden probar el producto y determinar si es factible antes de dedicarle tiempo, esfuerzo y dinero adicionales.

3. Deshacerse de dudas e incertidumbres

Es común tener dudas e incertidumbres sobre las ideas al inicio del proceso de invención.

Las empresas, sin embargo, pueden generar orden probando constantemente conceptos para obtener mejores resultados mediante el uso de un estrategia que sigue un procedimiento paso a paso.

El concepto principal del ciclo de retroalimentación de construir-medir-aprender va más allá de fallar y aprender de manera rápida y económica. También es un método para cimentar ideas que se basan en los comentarios de los usuarios. Es un ciclo que elimina aspectos que no contribuyen al éxito general del proyecto.

4. Obtener conocimiento del proyecto

Debido a que construir-medir-aprender es un ciclo iterativo, mejora la forma inicial de su idea. Como tal, cuando pasa por el proceso de corregir y mejorar su proyecto de innovación, también pasa por comprenderlo más y obtener más conocimiento sobre él.

Como resultado, comprenderá cómo comercializarlo más o implementarlo de tal manera que corresponda a las necesidades y demandas de su público objetivo.

Este tipo de información es fundamental para determinar la eficacia del proyecto publicitario general, así como otros requisitos financieros, como dónde se debe colocar la publicidad, cómo se debe gastar la compra de medios y si la prueba se limita a una variante o a la totalidad. Campaña.

Si bien hay numerosos marcos de prueba previa disponibles, las empresas pueden colaborar con frecuencia con organizaciones de investigación de mercado para desarrollar su investigación de ideas en torno a la efectividad de los anuncios, la memoria, compromiso, y el comportamiento de compra previsto entre sus consumidores objetivo.

Los servicios de investigación de mercado pueden incluso ayudarlo con su prueba previa identificando a sus personas objetivo y demostrando cómo dirigirse a ellas utilizando varios enfoques de segmentación.

5. Aprendizaje rápido y validado

El progreso de la fabricación se evalúa mediante la creación de productos básicos de alta calidad. El aprendizaje validado, una forma rigurosa de mostrar progreso mientras uno está atrincherado en la fase de incertidumbre severa, es la unidad de progreso para lean startups.

Cuando los empresarios aceptan el aprendizaje validado, el proceso de desarrollo puede acortarse significativamente.

Una vez que se concentre en descubrir qué construir, en lo que los consumidores quieren y por lo que pagarán, no tendrá que esperar meses para el lanzamiento de una versión beta del producto para cambiar la dirección de la empresa.

En cambio, los empresarios podrían ajustar sus estrategias de manera progresiva, lenta pero segura.

Cómo usar el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender

Usar el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender significa pasar por cuatro etapas:

1. planificar

El ciclo puede denominarse “construir-medir-aprender”. Pero eso no significa que solo tenga tres pasos. Porque al igual que cualquier otra actividad en la empresa, todo comienza con una planificación adecuada.

Actuar sobre su idea de inmediato y someterla a pruebas inmediatas puede conducir a una pérdida de esfuerzo, tiempo y otros recursos, lo que podría hacer que todo su proceso de innovación se salga del cronograma.

Puede comenzar estableciendo el concepto que desea probar en su lugar.

  • ¿Cuáles son los materiales que necesitas adquirir para ello?
  • ¿Qué datos planeas extraer?
  • ¿Qué teorías estás tratando de probar o descartar?

Estas son solo algunas de las cosas que debe preguntarse a sí mismo y al resto de su equipo antes de poder construir todo. Defina estos detalles que faltan primero y cree una hipótesis de lo que cree que sucederá con los experimentos que tendrá más adelante.

Piense y planifique todo, desde las características del producto y los conceptos de servicio al cliente hasta los métodos de fijación de precios y los canales de distribución óptimos. Anticípese a los riesgos con anticipación y prepárese para ellos. Asimismo, establecer indicadores de desempeño con fines de medición.

Ver qué situaciones podrían mejorar toda la fase de desarrollo del producto y todo el proceso de innovación.

2. Construir

Ahora que ha planeado todo, es hora de construir o desarrollar un producto mínimo viable, o la versión mínima absoluta de su idea que se puede desarrollar con fines de prueba tan rápido como sea necesario.

Asegúrese de que ya haya identificado qué problema necesita resolver al crear su MVP. Sin embargo, antes que nada, no olvides hacer los siguientes pasos:

Estructurar el experimento

  • Planifica cada detalle. Determinar el flujo para la prueba de ideas sin problemas.
  • Identifique cómo cada aspecto del experimento se integrará entre sí.
  • Garantice una forma robusta y confiable de recopilar datos para garantizar resultados creíbles y relevantes.

Crear el experimento

  • Mantén todo claro y simple. Puede ser tentador comenzar grande e intrincado. Sin embargo, evita hacer esto, ya que puede resultar abrumador y difícil de mantener a largo plazo.
  • Dicho esto, es aconsejable crear la suma más baja posible que aún sea suficiente para confirmar o rechazar su hipótesis anterior.

llevar a cabo el experimento

  • Recopile los datos necesarios realizando entrevistas o enviando cuestionarios a los participantes seleccionados.
  • Distribuir un prototipo destinado a la prueba y adquisición de retroalimentación inicial.
  • Ejecutar pruebas unitarias y de usabilidad, o cualquier equivalente.

3. Medida

Esta es la etapa en la que se recopilan los comentarios y las reacciones de los clientes. Esta información puede utilizarse para estudiar, examinar y comprender el concepto del producto, así como su ejecución pragmática.

Los datos más útiles identifican fallas, cuestiones, e ineficiencias que conducen a oportunidades de cambio y mejora. La extensión de estos datos es potencialmente infinita. Hacer uso de los indicadores de desempeño apropiados para medir los resultados.

Para que esta parte del ciclo sea lo más breve posible, los parámetros de datos deben especificarse y establecerse antes del lanzamiento al mercado. La empresa debe determinar qué reacciones de los clientes son significativas y cómo interpretarlas.

Esta información se puede utilizar para desarrollar hallazgos y recomendaciones durante la fase de aprendizaje.

4. Aprende

En este punto, podrá hacer juicios empíricos sensatos sobre sus últimos pasos. En función de la información que haya recopilado, puede persistir, probar un enfoque diferente o hacer ajustes mientras continúa con la idea inicial que tenía.

Si los datos que ha recopilado respaldan su idea, puede elegir continuar por el mismo camino y desarrollar iterativamente para perfeccionar su concepto.

Aunque a veces, incluso si su concepto ha tenido éxito inicial, aún debe prepararse, ya que es posible que sus próximas iteraciones no pasen los experimentos que ha creado.

Entonces, cuando llegue el momento en que los resultados del experimento no coincidan con su proyecto, recuerde que todavía ha aprendido mucho sobre lo que no funciona para su concepto en este momento.

Intente tener en cuenta sus recursos, la información del equipo y otros factores en el momento en que decida restablecer, ajustar o probar un enfoque diferente para reanudar el ciclo.

Cómo aplicar el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender a su negocio

Recuérdalo innovación no se limita a la creación de productos y servicios.

Por definición, también puede incluir la ejecución de ideas y procesos que pueden ser nuevos para la empresa o para sus clientes.

Puede significar una aventura en la incertidumbre, por lo que hay momentos en los que no habrá precedentes que lo guíen. Sin embargo, el ciclo de retroalimentación construir-medir-aprender aborda este aspecto en partes manejables que puede usar para probar rápidamente sus ideas.

Esto le brinda la seguridad que necesita para sumergirse en lo desconocido con objetivos explícitos, hipótesis precisas, pruebas dirigidas, respuestas evaluadas.

Comience a ejecutar sus ideas hoy. Consulte nuestro ebook de innovación aquí y transforme su empresa en un motor de innovación efectivo ahora.