Gestión de la innovación frente a gestión del cambio6 lectura mínima

gestión de la innovación

Cómo gestionar la innovación y el cambio en su organización

La innovación y el cambio son esenciales para cualquier organización que quiera sobrevivir y prosperar en el competitivo y dinámico entorno actual. La innovación es el proceso de creación y aplicación de ideas, productos, servicios o procesos nuevos o mejorados que añaden valor a los clientes o las partes interesadas. El cambio es el proceso de adaptación a nuevas situaciones, retos u oportunidades que surgen de factores internos o externos.

Sin embargo, la innovación y el cambio no son fáciles de conseguir ni de gestionar. Requieren una visión clara, una cultura de apoyo, una mentalidad de colaboración y un liderazgo eficaz. También implican riesgos, incertidumbres y resistencia por parte de personas que pueden preferir el statu quo o temer lo desconocido. Por lo tanto, la innovación y la gestión del cambio son habilidades cruciales para cualquier líder o directivo que quiera fomentar una cultura de innovación y cambio en su organización.

En este artículo analizaremos las diferencias y similitudes entre la innovación y la gestión del cambio, y ofreceremos algunos consejos prácticos para gestionarlas con éxito.

 

¿Qué es la gestión del cambio?

La gestión del cambio es el proceso de planificación, aplicación y evaluación de los cambios en una organización. El objetivo de la gestión del cambio es lograr los resultados deseados, minimizar los riesgos y las interrupciones y aumentar la aceptación y el apoyo de las partes interesadas. La gestión del cambio puede implicar cambios en la estrategia, la estructura, la cultura, la tecnología, los procesos, las políticas o las personas. La gestión del cambio requiere una visión clara, una comunicación eficaz, la participación de las partes interesadas y un seguimiento y retroalimentación continuos.

 

¿Qué es la gestión de la innovación?

La gestión de la innovación es el proceso de planificar, organizar, aplicar y supervisar el desarrollo de nuevos productos, servicios, procesos o modelos empresariales que creen valor para los clientes, las partes interesadas y la organización. La gestión de la innovación implica identificar oportunidades, generar ideas, seleccionar y probar soluciones, ampliar y difundir las innovaciones y evaluar su impacto y rendimiento. La gestión de la innovación requiere una combinación de creatividad, pensamiento estratégico, colaboración, asunción de riesgos y aprendizaje de los fracasos.

 

Gestión de la innovación frente a gestión del cambio

La gestión de la innovación y la gestión del cambio son conceptos relacionados pero distintos. La gestión de la innovación se centra en generar y aplicar nuevas ideas que creen valor para los clientes o las partes interesadas, mientras que la gestión del cambio se centra en gestionar la transición del estado actual al estado deseado.

Algunas de las diferencias entre la gestión de la innovación y la gestión del cambio son:

  • La gestión de la innovación es proactiva, mientras que la gestión del cambio es reactiva. La gestión de la innovación busca crear nuevas oportunidades o resolver problemas existentes, mientras que la gestión del cambio responde a cambios que ya se han producido o que son inevitables.
  • La gestión de la innovación es exploratoria, mientras que la gestión del cambio es explicativa. La gestión de la innovación implica experimentar con distintas posibilidades, poner a prueba los supuestos y aprender de los fracasos, mientras que la gestión del cambio implica explicar los fundamentos, los beneficios y las repercusiones del cambio, y abordar las preocupaciones y objeciones.
  • La gestión de la innovación es creativa, mientras que la gestión del cambio es analítica. La gestión de la innovación requiere generar ideas novedosas y útiles, desafiar la sabiduría convencional y pensar con originalidad, mientras que la gestión del cambio requiere evaluar la situación actual, identificar lagunas y riesgos, y planificar y ejecutar acciones.
  • La gestión de la innovación es divergente, mientras que la gestión del cambio es convergente. La gestión de la innovación fomenta la diversidad de perspectivas, opiniones y soluciones, mientras que la gestión del cambio busca la alineación, el consenso y el compromiso.

 

Sin embargo, la gestión de la innovación y la gestión del cambio también tienen algunas similitudes. Ambas pretenden mejorar el rendimiento o la competitividad de la organización, ambas implican a personas y procesos, ambas requieren comunicación y colaboración, y ambas se enfrentan a retos como la resistencia al cambio, la falta de recursos o la inercia organizativa.

Por tanto, la gestión de la innovación y la gestión del cambio no deben considerarse actividades separadas o competidoras, sino complementarias e interdependientes. La innovación puede desencadenar el cambio, y el cambio puede permitir la innovación. Una organización de éxito necesita capacidades tanto de innovación como de cambio para adaptarse a las necesidades cambiantes de los clientes, las condiciones del mercado, las tendencias tecnológicas o los requisitos normativos.

 

Solapamiento entre la gestión del cambio y la gestión de la innovación

 

La gestión del cambio y la gestión de la innovación son dos campos de estudio y práctica relacionados pero distintos. La gestión del cambio se centra en cómo planificar, implantar y mantener cambios en una organización, como nuevos procesos, estructuras o estrategias. La gestión de la innovación se ocupa de cómo generar, desarrollar y comercializar nuevas ideas, productos o servicios que creen valor para los clientes y las partes interesadas. Tanto la gestión del cambio como la de la innovación requieren una visión clara, una comunicación eficaz, la participación de las partes interesadas y una cultura de aprendizaje y adaptación.

Un área de solapamiento entre la gestión del cambio y la gestión de la innovación es la necesidad de gestionar la resistencia al cambio. La resistencia puede surgir de diversas fuentes, como el miedo a la incertidumbre, la pérdida de control o la percepción de amenazas a la identidad o el estatus. Los gestores del cambio y los gestores de la innovación deben comprender las fuentes y los tipos de resistencia y utilizar diversas estrategias para superarlas, como la educación, la participación, la negociación o el apoyo. Otra área de coincidencia es la importancia del liderazgo y el trabajo en equipo. Los gestores del cambio y los gestores de la innovación deben inspirar y motivar a los demás para que abracen el cambio y la innovación y fomenten un entorno de colaboración en el que se valoren y utilicen las diversas perspectivas y aptitudes. Una tercera área de solapamiento es el papel de la retroalimentación y la evaluación. Los gestores del cambio y los gestores de la innovación deben supervisar y medir el progreso y los resultados de las iniciativas de cambio e innovación, y utilizar circuitos de retroalimentación para aprender de los éxitos y los fracasos, y hacer los ajustes necesarios.

 

Cómo gestionar la innovación y el cambio en su organización

La gestión de la innovación y el cambio en su organización requiere un enfoque estratégico que equilibre la creatividad con la disciplina. He aquí algunos pasos que puede dar para gestionar eficazmente la innovación y el cambio:

- Defina su visión y sus objetivos. ¿Qué pretende conseguir con su iniciativa de innovación o cambio? ¿Qué valor creará para sus clientes o partes interesadas? ¿Cómo se alineará con la misión y la visión de su organización? Tener una visión y unos objetivos claros le ayudará a comunicar su propósito, motivar a su equipo y medir su progreso.

  • - Evalúe su situación actual. ¿Dónde se encuentra ahora en cuanto a su preparación para la innovación o el cambio? ¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles? ¿Cuáles son las oportunidades y amenazas a las que se enfrenta? ¿Cuáles son las carencias o los problemas que debe abordar? Realizar un análisis DAFO (puntos fuertes, puntos débiles, oportunidades y amenazas) le ayudará a comprender su situación actual y a identificar áreas de mejora.
  • - Identifique a sus principales interesados. ¿Quiénes son las personas que se verán afectadas o implicadas en su iniciativa de innovación o cambio? ¿Cuáles son sus necesidades, expectativas, intereses o preocupaciones? ¿Cómo puede implicarlas en el proceso? Determinar los grupos de interesados le ayudará a adaptar su estrategia de comunicación,

La gestión de la innovación y la gestión del cambio son dos competencias esenciales para las empresas de software en el entorno dinámico y competitivo actual. Comprendiendo las diferencias y similitudes entre ambas, las empresas de software pueden aprovecharlas para crear valor para sus clientes, las partes interesadas y la sociedad.

Gestión del cambio y gestión de la innovación en Accept Mission

Aunque Accept Mission está diseñado para la gestión de ideas e innovación, el software es perfecto para la gestión del cambio. Puede recopilar ideas para el cambio, tomar mejores decisiones y seguir y hacer progresar las ideas en la ejecución/cartera.

Campañas de ideas, Colaborar en ideas, Puntuación en ideas, seleccionar ideas, gestión de funel, flujo de trabajo, automatización,. AI / aprendizaje automático, informes y cuadros de mando.

Publicado en: noviembre 3rd, 2023Categorías: Accept Mission platform, Innovation management

Entradas relacionadas